El rey de Marruecos sorprende con un atrevido estilismo