El Rey pone a Asiegu como ejemplo a seguir por otras zonas y pueblos despoblados de España