El rey recibe el alta