Menos reyertas, borracheras y accidentes en una noche atareada pero tranquila