El riesgo de desprendimientos en el litoral español no frena a los bañistas