El Ebro recupera su cauce entre campos inundados