El cauce seco de un río de Granada se transforma en un peligroso torrente en cuestión de segundos