Los policías de EEUU, víctimas de las ladronas de patrullas