Robo exprés en una tienda de telefonía en Picassent: 35 segundos de impunidad a plena luz del día