El robo más ridículo de la historia