El robo de cobre deja sin trenes de Cercanías a miles de pasajeros en Cataluña