Los comerciantes pakistaníes de Barcelona hartos de sufrir robos