Enloquece mientras habla por teléfono y decide reventar la luna de un coche