Rosario y su hijo dejan el trastero para vivir en un hotel gracias a la solidaridad