El rugido de las motos roba el protagonismo al frío en Valladolid