Rutina de crossfit, partidas de ajedrez o ver fútbol: los españoles aislados hacen piña en el Gómez Ulla