Los vecinos de Sabadell describen a Pere como un padre cariñoso