El tren de Extremadura sufrió un sabotaje (y no es el primero) y solo un milagro evitó la catástrofe