Un grupo de 28 saharauis retenido entre Mauritania y Marruecos por falta de papeles