Salamanca se harta de la jungla en el transporte público: ni sucios, ni borrachos y con auriculares