El salón del manga de Barcelona cumple 25 años en plena forma