Un saltador anónimo graba su vuelo de 100 metros desde un campanario