Los saltos de caída libre siguen desafiando a la peligrosidad de su práctica