El hombre que salvó a un erizo de morir deshidratado con un simple gesto