Sandra no sabe de barreras: ser sorda y ciega no le ha impedido lograr su sueño