Los vecinos de San Andreu vuelven a quemar la casa del principal sospechoso de la muerte de Eduardo