Se cumple un mes de la explosión petroquímica de Tarragona y los vecinos conviven con los destrozos