El sector petrolero generó un 25% de los contaminantes en Norteamérica en 2005