El sector del vino sufre las consecuencias económicas de las restricciones a la hostelería