La secuenciación del genoma del cáncer, paso esencial para avanzar en su tratamiento