El secuestrador de Ciudad Lineal cometió un fallo con su última víctima