Los secuestradores del joven chino eran amigos de la familia