Los gritos de una niña de 12 años evitan su secuestro en un colegio de Girona