La segunda fase de la operación salida trae novedades: ocho nuevos radares y tres drones comienzan a multar