El 'segundo violador del Eixample', en la calle