Unos segundos le salvaron de ser atropellado por el tren