La cámara de seguridad graba un brutal y estudiado alunizaje en una casa de apuestas en Madrid