La Semana Santa se respira en los bares e, incluso, en los gimnasios de Sevilla