Una sentencia permite que las escuelas infantiles rechacen niños no vacunados