La separación del matrimonio, clave en la desaparición de los niños