España, al borde de la sequía