La sequía descubre joyas escondidas en los pantanos gallegos