Hacia la peor sequía de los últimos veinte años