La sequía comienza a dejar los embalses bajo mínimos