La sequía golpea con fuerza a los cultivos de regadío