Los pueblos de la cabecera del Tajo sufren el verano más seco