El sexo y el estrés le hicieron perder la memoria