El falso shaolín ofreció empleo a la mujer colombiana como señuelo