Unas siamesas de diez meses separadas en una operación pionera