La sierra norte de Madrid teme una afluencia masiva de visitantes en Semana Santa